domingo, noviembre 12, 2006

TIBURONCITO III

De pronto
toda la casa
se ha llenado de juguetes…
De golpe
toda mi alma
y mi cuerpo
se han llenado de niño…
y el milagro de la vida
se agiganta
en cada sonrisa,
en cada grito;
se hace ternura,
afecto,
alegría,
tiempo infinito…

Tu papá

Ramón Rojas Morel
Corrientes, 24/09/05.-

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un Blog estupendo, Ramón, pero en especial me ha gustado la ternura de este poema .. Pertenezco a Estrellas y Latidos y ellos me han pasado tu dirección.
Un placer salusdarte.
Lola Bertrand
http://asturiasyyo.blogspot.com

Anónimo dijo...

Querido Ramón un placer leerte en tantos poemas de amor que pintan tu ternura y calidéz humana.
Y de tanto amar que te ilumnina, que hace las noches de estrelladas y una luna que cuelga de tu cielo, nada mas bello que este niño que lo conozco y es realmente el amor de dos que se aman y crece con tu voz.
un beso myrtha

fanyescribe dijo...

Poema escrito desde un corazón poblado de ternura, que se muestra y llega, felicitaciones Ramón, sensiblemente, Fanny Jaretón